La adopción de medidas efectivas y coordinadas en cuestiones programáticas, operacionales y de gestión en apoyo de los mandatos intergubernamentales es esencial para que el sistema de las Naciones Unidas obtenga resultados que permitan hacer frente a los retos globales que la comunidad internacional tiene ante sí. En 2013, la Junta de los Jefes Ejecutivos, bajo la dirección del Secretario General, facilitó las iniciativas del sistema de las Naciones Unidas encaminadas a trabajar de consuno de manera coherente y coordinada.

La revisión cuadrienal amplia requiere una respuesta coherente y coordinada por parte del sistema de las Naciones Unidas y proporciona directrices importantes a la Junta de los Jefes Ejecutivos y sus órganos subsidiarios para sus actividades de seguimiento. En 2013 la Junta de los Jefes Ejecutivos continuó asignando una alta prioridad al mejoramiento y la innovación en las funciones administrativas y de gestión del sistema de las Naciones Unidas. En este contexto, se han logrado progresos en las esferas de la gestión de los recursos humanos y en la simplificación y armonización de las prácticas institucionales.

En 2013 el diálogo y la interacción entre la Junta de los Jefes Ejecutivos y los Estados Miembros se intensificaron mediante una serie de reuniones informativas y la presentación a cargo del Secretario de la Junta y la dirección del Comité de Alto Nivel sobre Gestión. La transparencia y la rendición de cuentas de la Junta ante los Estados Miembros se vieron potenciadas gracias a una nueva versión revisada de su sitio web. La Junta de los Jefes Ejecutivos también siguió cooperando con otros organismos de coordinación financiados conjuntamente, en particular la Dependencia Común de Inspección y la Comisión de Administración Pública Internacional, y reforzó su cooperación con esos órganos en temas de interés común.