Desde la adopción de las IPSAS  en 2006 por el sistema de las Naciones Unidas a través del Comité de Alto Nivel sobre Gestión (CEB/2006/3), 21 organizaciones han completado con éxito la aplicación de esas normas, y 10 de ellas publicaron sus primeros estados financieros conformes con las IPSAS correspondientes al año terminado el 31 de diciembre de 2012 y en 2013 obtuvieron opiniones de auditoría sin reservas. Las 11 organizaciones que adoptaron las IPSAS en años anteriores siguieron obteniendo opiniones de auditoría sin reservas sobre sus estados financieros conformes con las IPSAS. Tres organizaciones cuyo plazo para la adopción se cumple en 2014 han realizado progresos considerables, han logrado objetivos fundamentales y avanzan por buen camino con su plan de aplicación de las IPSAS. Estos resultados ponen de manifiesto la capacidad del sistema de las Naciones Unidas para adoptar las IPSAS y mantener el cumplimiento de esas normas a fin de mejorar la calidad de la presentación de informes financieros y aumentar la transparencia y la rendición de cuentas.

El foco de atención del proyecto de las IPSAS para todo el sistema de las Naciones Unidas se ha trasladado de la aplicación de esas normas a la prestación de apoyo para lograr el cumplimiento sostenido de estas y que se materialicen sus beneficios. Algunas de las actividades posteriores a la aplicación de las IPSAS plantean dificultades. Las organizaciones siguen compartiendo experiencias y aprovechando las lecciones aprendidas de manera bilateral y por conducto del Grupo de Trabajo sobre Normas de Contabilidad. En 2013 el Grupo de Trabajo encargó la creación de cuatro grupos de debate temáticos dirigidos por miembros del Grupo de Trabajo y con el apoyo del equipo a cargo del proyecto de las IPSAS a fin de que determinaran los beneficios y los gastos periódicos que entrañaba la aplicación de las IPSAS, la declaración de control interno, la presentación de informes sobre los inventarios y la vida útil de los bienes, planta y equipo, y el reconocimiento de ingresos procedentes de transacciones sin contraprestación.